18 oct. 2011

Teresa

Aquella vez te deseé tanto
que mis labios cantaron versos,
mas yo por miedo
dejé que se fundieran en el aire.

A mis pies encontré una flor
parecía un sol fosforescente
del color de tus heroínas.

Le di dos besos
uno para ella
otro para ti.

Paseamos, nuestros calores cerquita
en cada esquina esperaba encontrarte
entre la multitud, marchando lejos
esperaba gritar tu nombre
pero la flor quedó marchita
mis pies abandonaron el aire.

Di media vuelta y regresé
a donde tanto te deseé
              [y aún te espero.]

En su sueño, dejé la flor ahí
después lloré, y me fui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario