11 abr. 2012

56


Buscaba la mejor manera para matarse. Qué desgracia, la tragedia toca puertas en cualquier familia a cualquier persona. No hay dios por culpar, no hay objeción. Todo es vacío y perfecto. Le preguntan por qué lo hace, contesta que le aterra poder ser tan feliz. Vivir es abrumador, sentir la euforia de los acontecimientos. Llenarse como pila de agua con mares, plata, flores, vicios. Trascender las capacidades físicas, moverse en equilibrio, presentar todas las máscaras necesarias. Como en un juego. Ligero, alegre, perfecto. Es un gran juego, es demasiado placentero, aterrador. Demasiado bueno para ser verdad.

_Me dijeron que era pésima, desde que nací me lo han dicho. Me engañaron y ni siquiera se dan cuenta. Me dijeron que era pésima, me han engañado y no se dan cuenta. Mientras, yo me muero de asco porque no puedo creerme. No me caben sus máscaras pero sin máscaras me siento fea. Me han engañado. Me juraron que era pésima._

Da miedo verla. A mediodía está como anestesiada. Su parálisis lo interrumpe uno que otro sollozo. Salen muy apenas, ligeros como suspiros. Su procedencia casi imperceptible pareciera un incoloro vacío como el fin de todos los caminos. No puede sentir tristeza. No puede llegar a comprender. Eso piensa y huye. Es demasiado grave la realidad, 9.8m/s impuestos por una fuerza que se siente, pero que puede ser torcida. Ya ni recuerda qué significan la "m" y la "s". Es muy amable con la naturaleza. 

La vida no vale nada, no vale nada la vida.
Por qué le quieren encontrar valor a todo. O vale o no vale. Exactamente qué determina si vale, lo material, lo emocional, el conjunto de características experiencias y virtudes que acumula una persona a lo largo de su vida, su reconocimiento personal, el reconocimiento de otros, paz y equilibrio mental. Por todos lados estamos observando a ver si la vida de equis o ye individuo vale, si es mejor o peor que la de uno. Ah yo no estoy tan mal porque él es igual o peor. Todo es un constante reflejo de lo externo, todo nos mancha, somos el lienzo de unas manos artísticas sin cuerpo. Puras manos. ¿Por qué nosotros no somos reflexivos? 

1 abr. 2012

Me voy a comprar un masajeador de nalgas


Espero que ya se haya inventado. Siempre quise que mi novia me diera un buen masaje, en todo el cuerpo no sólo en las nalgas pero en estos momentos si me toco en no sé qué músculo El nomeacuerdoquémúsculo. Ella sí se acordaría. Pinches doctores sabelotodos siento un dolor placentero que no quiero. Del cuál quiero huir. Claro, esa es la excusa perfecta para que te sometan. Pues sí. Pero a la verga pinches doctores, pinches viejas, pinche gente, pinche mundo. Todos váyanse a la verga. Yo me voy a comprar mi masajeador de nalgas. Que más vale que ya hayan inventado. Ojalá. Por favor. O mejor, si tuviera dinero investigaría dónde venden esclavos. Ayer me dijeron "no sé qué wei, no sé qué órganos,no sé qué", y se trajo dos filipinos. Pero el wei es de lana. Qué hueva que gente clasemediera no pueda comprarse esclavos. Debería poder encontrase una manera para que sea ético y posible, así no sería ilegal, así no sería tan caro. Principios económicos mami, o algo así o no sé, no me acuerdo pero algo así era. Yo sé, todo depende del enfoque. A lo mejor un joven mancebo de catorce, dieciséis años ya no quiere vivir en donde vive, porque Filipinas o no sé dónde está más de la verga que quizás algún otro lugar entre menos jodido mejor. A lo mejor le parecería sexy la idea de ser contratado por una señorita mexicana para proporcionarse placer mútuamente bajo la única condición de jugar con las reglas de ella. Es más que no sea esclavo (aunque la idea me gusta más) que sea "sirviente bajo contrato". Si no le gustan mis reglas, lo libero ah pero entonces puede ser que se escape… no, bueno, no. Entonces todo eso no. Me voy a comprar un pinche esclavo. No es cierto. Voy a preguntar. No es cierto. Un mancebo rico que me masajeé las nalgas, me lo quedo hasta que me deje de gustar y lo libero. Le conviene, mucho sexo y libertad asegurada luego de una placentera retribución. Obvio lo pondré en forma, bien vestido, perfumado. Quizás no tenga dinero para pagarle educación pero libros sobran, el arte no falta, el interés científico tampoco. Vaya, ¿a quién no le convendría ser mi esclavo? Que buena persona soy. Pinche mundo satanizando mi filantropía. La necesidad de un buen masaje y cuántos beneficios. Pero no, se lo pierden. Váyanse todos a la verga. Y yo, chingadamadre también porque me quedo con las ganas. Pinches viejas, pinche gente pendeja.