25 abr. 2009

Estornudo e influenza

De todo el conjunto de males que hay
Creo que ahora ese me da más terror
Es horrible y espantoso, vida mía, créeme
Que me rechinan los dientes y la espina se me enfría
Al imaginar el mar de inmundicia que sale de tu boca


Han muerto muchos, ¿lo sabes?
Fueron víctimas de tus porquerías
Por eso tienes los ojillos cerrados
No toleras la inmundicia


Estamos a lado de los sabios
Cegados por su invisible blanca vestimenta
Y con sus fierros y fríos nos dicen “Saca la lengua”
¡Sácala por tu amor y tu conciencia!
Como la serpiente más rápida, como la bestia
No sea que por lenta, se acabe toda esperanza
No sea que por lenta, se acabe toda guerra


Mira a tu alrededor con los ojos bien abiertos y los poros bien cerrados
¿Ves a toda esa humanidad?
¿Quién de los miles lleva consigo la muerte?
¡Que levante la mano y se eche para atrás!
Aléjate ser tormentoso, a la luminosidad de la sala
A la fábrica de alivios y dolores
A que te corrompan la carne y todos podamos estar en paz