23 jun. 2012

Ideas

Amo la sensación de ideas en la mente casi tanto como amo la sensación de sentimientos, y amo sobre todo cuando estas fluyen de la mente al objeto tangible porque provocan un sentimiento increíblemente placentero.