1 mar. 2012

El tiempo


Gotas atravesadas por lanzas de luz cansada
esferas cíclicas
como entrañas desfloradas.

Eco
del infiel deseo
en un cuarto-terremoto
el cacto-corazón palpita
como mediodía 
fresco y ardiente 
en la oscuridad.

¿Recuerdas Roma?
¿Recuerdas las golondrinas?
¿Cómo surcaban el cielo rojo de gladiadores?
¿Cómo comían cacto en la arena
y embestían con armaduras 
claroscuras como el horizonte?
Rajan la conciencia que las evoca.
La conciencia quejumbrosa en el carnaval
donde el payaso te mira y llora:

_¿Qué haces? 
No te acerques
no hagas nada paloma.
El circo es para divertirse
tan normal reírse al revés._

Muerte
mujer bella
dueles como mujer bella
en la cruz te echaron piedras
quisiste dar la otra mejilla
pero ya había sido tomada.

Vida
Caín de la muerte
Caín sin culpa
porque naciste sin palabras
pareces blanca paloma.
¿Cómo no llorarte
si te siento tan lejos
si te veo como nube blanca
confusa entre mis huesos
como si una fiebre me cubriese?

Circula el tiempo
cual lenta locomotora
constante en carrera al fin
un fin
cualquier fin
y la neblina descubierta por su faro
es la sustancia de los sueños
como la luna
indescifrable.