2 jul. 2012

Coplas


A ti estrella del alba
y todas esas cosas hermosas
que se le han dicho a las mujeres
desde hace tanto
para ti canto, alegre
estas coplas:
yo quise quererte como mujer
pero no fuimos suficiente
no así, y lo sabía y lo sabías
y lo sabíamos todos
pero solo un loco
le cierra las puertas al amor
solo un tonto deja de vivir por miedo
porque no es suficientemente listo para saber
que la recompensa, es la vida misma
vivida en la carne
día con día
por uno mismo
no por personas
electrodomésticos
libros
o lo que sea
que no sea uno mismo
y decidimos
jugar el juego
que llamábamos así
para no comprometernos
pero nos comprometimos
y nos casamos
y tuvimos muchos hijos
y tuvimos mucho miedo
y sabíamos por qué
pero no queríamos decirlo
y no lo dijimos
no tuvimos qué
vivimos
y la lluvia
el temblor
la muerte
el dolor
la desdicha
sucedieron
y henos aquí
mudas
sordas
torpes
viviendo cada quien su universo
como rayitos de luz
imaginando quién sabe qué
deseando quién sabe qué más
viviendo casi completamente
casi, excepto
por un puntito
por una mísera fracción
como por decir
la Tierra en el universo
y en ese puntito
alejado
aparentemente solo
vive un calor deseado
desde hace tanto, tanto
ahí, esperando ser descubierto
esperando.

¿Qué va a ser?
¿Qué va a suceder?
Hace tanto que se colocaron las estrellas.
Hace tanto que los hombres
nombran constelaciones que ya pocos recuerdan.
¿Cómo te vas a perder con un GPS?
¿Cómo vas a recordar cuando nacieron las estrellas
si ni siquiera recueras cuando naciste?
Y así podrían pasar años.
años risa
años sombra
años cuando te acuerdas que pasaron
y ya fueron muchos
y ya no van a volver
y dices _¿Qué hubiera pasado?_

Casi casi como ir de compras
como una neurótica
en quién sabe dónde
mordiéndose las uñas
preguntándose qué hubiera pasado
si se compraba los zapatos rojos
_¡Quería los rojos
eran para mí los rojos
solo por pendeja no me los he comprado!_
y en vez de eso se ha comprado
unos azules que no le gustan
y todos dicen que se le ven bien
y ella sabe que se le ven bien
per no es lo que quería
ella quería los rojos.

Y entonces, vivimos todos con zapatos
que se nos ven bien
pero no son los que queríamos
y nos mordemos las uñas
nos jalamos el pelo
nos compramos más zapatos
sin pensar que podríamos
sencillamente
quitárnoslos
ponernos los que nos gustan
intercambiarlos
andar descalzos
andar en zancos
o hacer lo que sea necesario
para estar cómodos, nosotros
porque cada par es único
como cada persona es única
y cada encuentro es único
asique nadie querrá el nuestro
nadie nos va a robar
nadie nos podrá hacer pensar
que lo que sabemos que es
no es cierto.

Así que opino que quizás
deberíamos dejar de defendernos
darnos cuenta que quizás
no hay ningún ejército aguardando
tan sólo el viento helado de invierno
esperando atravesarnos los huesos
quizás darnos un resfriado
y suceder
como todo lo demás ha estado sucediendo
igual, casi igual pero diferente
como ahora
que es casi igual que entonces
pero diferente
porque queremos que sea ahora.

Todo esto creo
está lejos de ser una copla
pero queda en la memoria
tuya, para ti
como este intento
que si creo, fracasó
chingados no me importa
porque ese no era el punto
y por alguna razón
la nebulosa se desenreda
pero yo sigo, no me importa
porque te digo que no era el punto
sino decirte, cantando
todo lo que te he dicho ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario